Extraños en el paraíso

En esta ocasión Yolanda Riquelme nos habló sobre las relaciones entre arte y turismo.
El turismo puede ser considerado uno de los fenómenos más importantes de la contemporaneidad. Su expansión sin precedentes a lo largo del siglo XX, lo ha ido estableciendo progresivamente como una plataforma que no sólo organiza los flujos de prácticas espaciales inscritas en el ámbito del ocio, sino también los de toda una serie de imaginarios colectivos, historias, ficciones y valores. Desde aquí se transmiten ideas con las que se articula la experiencia del viaje y, en última instancia, el encuentro con el otro.
La experiencia turística no puede ser desligada de la experiencia visual, pues la imagen es una de las principales y más potentes herramientas con las que el turismo traduce los espacios, en función de códigos propios, de cara a inscribirlos en sus circuitos comerciales. Pero en la transformación de un territorio en imagen turística quedan borradas las tensiones, su compleja densidad identitaria queda diluida a favor de la conversión en un producto fácilmente consumible. Entramos aquí en un lenguaje universal del viaje, conformado en base al estereotipo y la esencialización de culturas, en el que se siguen manteniendo enfoques de la mirada hegemónica occidental para determinar pautas de acercamiento al otro o, más bien, de su consumo. Tras estos procesos de traducción territorio-imagen, la imagen turística es inscrita en la corriente de la cultura de masas, pasando a formar parte del repertorio visual con el que conformamos nuestras visiones del mundo y de la alteridad cultural.
En el ámbito de la producción artística contemporánea, y siguiendo las corrientes críticas de la sociedad de las masas y del consumo desarrolladas desde los años cincuenta, diferentes artistas han realizado revisiones de las imágenes del turismo para confrontar sus discursos de tersura espacial y cultural carente de conflicto. A modo de apuntes, trataremos algunos de estos trabajos que nos permiten reflexionar en torno a cuestiones como el carácter colonial y falocéntrico que sigue tintando estas imágenes, o los impactos que esta industria tiene sobre el territorio en su dimensión cultural y social.
Yolanda Riquelme García es licenciada en Historia del Arte y alumna del Máster en Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual impartido en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Ha desarrollado su trayectoria profesional entre el ámbito de la gestión cultural y la mediación cultural. Como asistente de comisariado ha participado en proyectos como la Bienal Europea de Arte Contemporáneo Manifesta 8, o, desde el centro de arte contemporáneo austriaco <rotor>, en los proyectos europeos “Land of Human Rights” y “Annenviertel”. En el campo de la mediación cultural ha trabajado en instituciones como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y Caixaforum. En la actualidad investiga en torno a las imágenes del turismo y sus revisiones críticas desde las prácticas artísticas contemporáneas.

Otros proyectos